Su cargo es provisional y lo que acuerde con el PT y el Verde no tendrá validez.

Le está haciendo al tío Lolo.

No puede ejercer esa facultad, porque implicaría la cesión de candidaturas de Morena anticipadamente y a espaldas de la militancia, porque esa decisión debe ser aprobada en un Congreso Nacional y en el Consejo Nacional.

Morena sí debe construir de nuevo la coalición #JuntosHacemosHistoria con todas las fuerzas de izquierda, democráticas y progresistas del país, pero bajo una rigurosa y seria metodología y análisis electoral, en el cual nuestro partido no sacrifique candidaturas de extraordinarios militantes de Morena para obsequiarlas sin fundamento a otros partidos políticos.

Hay que decir las cosas como son: si el PT y el Verde compiten solitos en el 2021, es muy probable que pierdan su registro como partido político nacional.

Es decir, Morena debe valorar muy bien el costo político-electoral de una coalición, porque nos puede salir más caro el caldo que las albóndigas.

Me explico: por ejemplo, el PT en #NuevoLeón ha jalado localmente con el PRI y con el “Bronco” e irá en alianza local allá, cuando está muy competida la gubernatura; y en #SanLuisPotosí, el Verde quiere imponer al candidato a gobernador, que no gana solo. Así no.

Nos sale más caro el caldo que las albóndigas.

Para construir otra vez la coalición, hay que aplicar lo dicho por nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador sobre las elecciones en el 2021: o están a favor de la #4T o están en contra. Así de fácil.

En consecuencia, tendrán un trato justo, equitativo y proporcional a su verdadero peso electoral, porque no voy a regalar lo que en justicia no les corresponde.

Justicia y gracia para nuestros amigos políticos. Justicia a secas, para nuestros adversarios, diría Juárez.

Por lo tanto, lo que Ramírez Cuéllar acuerde hoy con el PT y el partido Verde a nombre de Morena, lo pondré de mantel en mi escritorio para hacer dibujitos.

Y que ya no ande perdiendo el tiempo ni engañando a la militancia enviando coordinadores, representantes y personeros a los estados y municipios del país, ofreciendo candidaturas y posiciones que no le corresponde decidir a él ni al CEN provisional ni a la ilegal Comisión Nacional de Elecciones.

En vez de andar de candil de la calle y oscuridad de su casa, debería de convocarnos a los aspirantes a la presidencia nacional de Morena para acordar las 3 encuestas abiertas que sugirió el presidente López Obrador y es mandato de obligatorio cumplimiento de la máxima autoridad electoral del país, que protege los derechos políticos y partidistas de todos los militantes y simpatizantes de Morena para participar en la elección de sus dirigentes.

Ramírez Cuéllar no solo se está haciendo pato con la elección por encuestas, se está haciendo ganso.

Lo salvó la pandemia unas semanas más, pero habrá elecciones de dirigentes este año, aunque inicie el proceso electoral federal en septiembre, debido a las causas extraordinarias y excepcionales de la pandemia. El CEN provisional de Morena no llegará ni a las posadas, porque le romperemos su piñata mucho antes.

Les ganaremos la presidencia nacional de Morena, desde abajo y con la gente.

PorUnMorenaDemocrático

JuntosHacemosMorena

DesdeAbajoYConLaGente

YoConRojas #VoyConRojas

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.