Categorías
Estado

PASA pone en riesgo a sus empleados al no respetar medidas sanitarias

*Dicha empresa sigue incumpliendo el contrato de concesión, el cual la obliga a cubrir derechos laborales y respetar disposiciones administrativas

Poza Rica, Ver.- La concesionaria del servicio de Limpia Pública en Poza Rica, Promotora Ambiental de La Laguna S.A de C.V., mejor conocida como PASA, no acata las medidas sanitarias establecidas por el Gobierno Municipal, a pesar de ser generales y obligatorias.

La empresa regiomontana cobra más de 4 millones de pesos mensuales al Municipio y otra cantidad sin transparentar, al comercio, no proporciona suficientes cubrebocas ni guantes para que sus empleados recolecten los residuos sólidos durante esta pandemia.

Tal como se puede apreciar en estas imágenes, los trabajadores de PASA desarrollan su trabajo sin las debidas medidas sanitarias en pleno centro de la ciudad, el cual está considerado como un punto rojo de contagio debido a la concentración de gente.

Cabe mencionar que la responsabilidad laboral, con base en las Cláusulas Cuarta, fracción XII y la Décima Segunda de la Primera Parte del Contrato de Concesión, es una obligación de la concesionaria y no del Ayuntamiento. Sin embargo el Ayuntamiento es el que debe vigilar el cumplimiento del contrato y la atribución inmediata recae en el Presidente Municipal y en la Síndico María del Carmen Carballo Vicencio, quienes deben representar y defender los intereses del Municipio.

La ambición lucrativa de los patrones abusa de la necesidad de trabajo de los empleados y aprovecha la indiferencia del Gobierno Municipal, para ahorrarse unos pesos y obligar a sus trabajadores a desempeñarse en condiciones de riesgo, ya que de acuerdo con declaraciones de empleados de manera anónima, por temor a represalias, exponen que ellos mismo compran sus cubrebocas, pues la empresa no se los proporciona regularmente para prevenir contagios.

Los quejosos solicitan la intervención de las autoridades municipales para que les brinden protección, ya que ellos son los que recogen todos los desechos de esta ciudad integrada por más de 200 mil habitantes y que de acuerdo con cifras oficiales, se recogen entre 180 y 200 toneladas diarias. Éstos atropellos laborales de PASA que violan derechos humanos como la Salud, se suma a otros incumplimientos del Contrato de Concesión que han ocasionado incluso, la Clausura del Relleno Sanitario, afectando el servicio público en todas sus etapas.

El pasado 18 de Mayo la Procuraduría Estatal de Protección del Medio Ambiente (PMA), tras una inspección, determinó clausurar el predio utilizado para la disposición final de la basura por “contravenir legislación ambiental”, siendo hasta el 8 de Junio el día que retiraron los sellos de clausura en el Relleno Sanitario, sin que alguna autoridad Municipal o Estatal pudiera confirmar hasta la fecha cuánto pagó PASA para volver a operar, en qué consistió la reparación del daño ocasionado o si aplicó medidas correctivas y de seguridad.

Con opacidad y en medio de la pandemia, la mencionada empresa sigue incumpliendo el contrato de concesión y el Ayuntamiento que preside Francisco Javier Velázquez Vallejo sigue solapándola, dejando un hedor a corrupción.